¿Pueden las Agencias de Viajes tener un futuro esplendoroso? Europa dice que sí.